Una vez que tienes una buena petición y que has conseguido recoger apoyos, llega el momento de reunirte con el destinatario de tu petición, aquella persona u organización que puede tomar una decisión sobre ella. 


 

Contacta al destinatario de tu petición por correo electrónico o teléfono y pídele una reunión en persona y un teléfono de contacto directo. Si no te conceden una reunión, no te preocupes, hay otras formas de conseguir que te hagan caso. Te recomendamos que sigas estos pasos:

1. Pedir una reunión

Contacta al destinatario de tu petición por correo electrónico o teléfono y pídele una reunión en persona para entregarle las firmas y tratar de llegar a un acuerdo. Lo ideal es que te concedan la reunión para que puedas entregar las firmas en persona, pero no te preocupes si no la consigues, siempre puedes acudir a entregar las firmas al registro o departamento correspondiente.

Algunos consejos que pueden ayudarte:

  • Pide la reunión con el responsable adecuado

Los gobiernos, partidos, compañías e instituciones pueden tener estructuras muy complejas y aquellos que ocupan un lugar más alto en la jerarquía no tienen por qué ser el responsable de atender tu petición. Investiga un poco hasta dar con el nombre y la forma de contacto de la persona o cargo que más puede ayudarte. Esa es la persona a la que le tienes que pedir la reunión.

  • Apóyate en asistentes y secretariado

Si tu petición va dirigida a un representante público o a los cargos directivos de una empresa, puede resultarte complicado contactar directamente con ellos. Sus asistentes suelen controlar su agenda, por lo que pueden serte de gran ayuda.

  • Avisa a tus firmantes de la reunión

Si consigues una reunión con el destinatario de tu petición o si simplemente vas a acudir a entregar las firmas, cuéntaselo a tus firmantes actualizando tu campaña. Si la reunión es pública, el destinatario se sentirá más presionado a acudir.

  • Avisa a los medios de comunicación

El día antes de tu reunión, puedes avisar a los medios de comunicación de tu ciudad o a aquellos periodistas que hayan hablado de la campaña. De esta forma, puedes reavivar su interés en el desarrollo de tu campaña y mantenerlos pendientes del desenlace de tu reunión con el destinatario.

En este vídeo te explicamos cómo hacer una buena entrega de firmas:


2. Preparar bien la reunión

La reunión en persona con el destinatario de tu petición puede ser tu gran oportunidad para ganar tu petición, por eso debes prepararla con anticipación.

  • Practica con un amigo/a

Practica la conversación que mantendrás con algún amigo o familiar para sentirte seguro de lo que quieres decir. Piensa bien cuáles son los mensajes que quieres transmitir.

  • Prepárate para negociar

La mayoría de las veces, el cambio social llega tras una negociación. Decide qué es aquello que estás dispuesto a negociar y qué parte de tu petición no es negociable. Escucha al destinatario de la petición para ver cómo pueden llegar a una solución.

  • Lleva tus firmas contigo

Imprímete el listado de firmantes de tu petición o grábalo en un CD o USB. El hecho de que haya otra gente apoyándote es un argumento que te puede servir para convencer al destinatario de tu petición.


3. Hacerte entender

  • Sé claro y específico

Debes asegurarte de que la reclamación que transmites es la misma que la de tu petición, que debe ser concreta. Sólo así podrás evaluar si la decisión que tome el destinatario de la petición se ajusta a lo que pedías.

  • Cuenta tu historia

Explica por qué tu reclamación es importante. Si alguno de tus firmantes ha dejado comentarios especialmente inspiradores o emocionales, no dudes en transmitirlos también. Y hazle saber al destinatario de tu petición lo orgullosos y contentos que se pondrán los firmantes de tu petición si conseguís la victoria.

  • Escucha

Está bien que defiendas a capa y espada tu petición, pero escucha también el punto de vista del destinatario. A lo mejor te propone una solución que ni siquiera sabías que era posible.

  • Explícale al destinatario tus siguientes pasos

Si no recibes una respuesta positiva, cuéntale al destinatario de tu petición todo lo que vas a hacer para tratar de alcanzar la victoria: convocar a los medios, enviar una actualización a los firmantes sobre la reunión, organizar una manifestación...

  • Los compromisos, por escrito

Anota todos aquellos compromisos o decisiones que toméis y repásalos en alto al final de la reunión. Fijad un calendario para cada una de las acciones que vayáis a tomar.


4. Hacer un seguimiento

  • Da las gracias

Después de la reunión, envía un correo al destinatario de la petición dándole las gracias por su tiempo. Puedes aprovechar para adjuntarle los compromisos o decisiones por escrito para recordárselos.

  • Envía una actualización a los firmantes

Cuéntale a los firmantes de tu petición cómo ha ido la reunión. Si has conseguido tu objetivo, no te olvides de declarar la victoria. Este es un buen ejemplo de actualización:

 
 
  • Informa a los medios de comunicación

Si convocaste a los medios de comunicación para que cubrieran la entrega de firmas, vuelve a contactarlos para contarles qué ha pasado.

  • Mantén el contacto con destinatario de la petición

Tras la reunión, es probable que consigas el contacto directo del destinatario o de algún miembro de su equipo. Comunícate con ellos regularmente para asegurarte de que cumplen sus compromisos.

  • Planifica los próximos pasos

Decide qué vas a hacer a continuación en función de lo que haya pasado en la reunión. Si has conseguido tu objetivo, declara la victoria en tu campaña e informa a tus firmantes. Si, por el contrario, el destinatario de la petición no ha cedido, tendrás que seguir trabajando. En este caso puedes escribir a los firmantes para pedirles ideas sobre cómo continuar con la campaña.